Thursday, July 21, 2005




La dimensión humana de la persona en una sociedad democrática.
Profesor: Benjamín Guzmán Toledo. © Magíster en Educación, con mención en gestión e investigación educacional.

Cuando hablamos de la persona, implícitamente le atribuimos una característica “humana”. No obstante si procedemos a revisar nuestra historia “evolutiva”, lo que resulta es un continuum de masacres en nombre de esa pretendida humanidad.
En este contexto, es altamente recomendable que los profesores encarnen una dimensión humana (con un prisma ético) para conformar una sociedad verdaderamente democrática, en donde se articulen como verdaderos líderes de opinión, desarrollando en sus alumnos el pensamiento crítico, respetando (especialmente al alumno) en la perspectiva de Humberto Maturana, como “un legítimo otro en la convivencia”, abriendo espacios de participación, etc.
Una sociedad no es más o menos democrática en tanto cada cierto tiempo permite a sus ciudadanos el sufragio universal para renovar sus autoridades. Más bien aquello opera en muchas sociedades como una careta que oculta una faz real. Por el contrario, una sociedad es democrática en tanto se resuelven participativamente los conflictos incubados en su interior y son fuertemente promocionados y garantizados valores intrínsecos a la humanidad tales como la libertad, la justicia, el respeto a los derechos humanos, la tolerancia en sus múltiples formas, etc.
Entendiendo que este tema es de suyo complejo y no se resolverá en este texto, ofrezco una reseña del pensamiento de tres autores nacionales con gran éxito en el tema hasta aquí expuesto. Ellos son Humberto Maturana, Fernando Flores y Rafael Echeverría.






Humberto Maturana.
Maturana es doctor en biología por la Universidad de Harvard, obtuvo el premio Premio Nacional de Ciencias en 1974 y fue galardonado en Estados Unidos y Europa.
Su trabajo intelectual a explorado los recovecos del ser humano, a través del análisis de las emociones, del amor, la amistad, el poder, la educación y la importancia del lenguaje. Es autor de dos textos capitales: "De Máquinas y Seres Vivos" y "El Árbol del conocimiento. Las Bases Biológicas del Conocer Humano".
Maturana, como biólogo, nos ofrece un panorama científico acerca del desarrollo de organizaciones, realizando una mirada al hombre y al mundo desde la neurobiología. Sus preocupaciones se centran en el cómo conocemos y cómo articulamos y habitamos el mundo desde nuestra condición de seres que se crean a sí mismos.
El sentido de lo humano según Humberto Maturana surge en la historia evolutiva del linaje homínido a que pertenecemos, al surgir el lenguaje.En el ámbito biológico una especie es un linaje, o sistema de linajes, constituido como tal al conservarse de manera transgeneracional en la historia reproductiva de una serie de organismos, un modo de vivir particular. Como todo ser vivo existe como un sistema dinámico en continuo cambio estructural, el modo de vivir que define a una especie, a un linaje, o a un sistema de linajes, se da como una configuración dinámica de relaciones entre el ser vivo y el medio que se extiende en su ontogenia desde su concepción hasta su muerte. A tal modo de vivir o configuración dinámica de relaciones ontogénicas entre el ser vivo y el medio, que al conservarse transgeneracionalmente en una sucesión reproductiva de organismos constituye y define la identidad de un sistema de linajes. El fenotipo ontogénico no está determinado genéticamente, pues, como modo de vivir que se desenvuelve en la ontogenia o historia individual de cada organismo, es un fenotipo, y como tal se da en esa historia individual necesariamente como un presente que resulta generado en cada instante en un proceso epigenético. Lo que la constitución genética de un organismo determina en el momento de su concepción es un ámbito de ontogenias posibles en el cual su historia de interacciones con el medio realizará una en un proceso de epigénesis. Debido a esto, al constituirse un sistema de linajes, el genotipo o constitución genética de los organismos que lo constituyen, queda suelto y puede variar mientras tales variaciones no interfieran con la conservación del fenotipo ontogénico que define al sistema de linajes. Por esto mismo, si en un momento de la historia reproductiva que constituye un linaje cambia el fenotipo ontogénico que se conserva, desde allí para adelante cambia la identidad del linaje o surge un nuevo linaje como una nueva forma o especie de organismos paralela al anterior. En estas circunstancias, para comprender lo que sucede en la historia de cambio evolutivo de cualquier clase de organismos, es necesario encontrar el fen0tipo ol1togénico que se conserva en ella y el1 torno al cual se producen dichos cambios. Así, para comprender la historia evolutiva que da origen a lo humano, es necesario primero mirar el modo de vida que al conservarse en el sistema de linajes homínido hace posible el origen del lenguaje, y luego mirar al nuevo modo de vida que surge con el lenguaje, y que al conservarse establece el linaje particular a que nosotros los seres humanos modernos pertenecemos. Consideremos esto por un momento:a) El origen del lenguaje, como un dominio de coordinaciones conductuales consensuales, exige una historia de encuentros recurrentes en la aceptación mutua intensos y prolongados (ver Maturana, 1978, 1988).b) Lo sabemos de nuestros ancestros que vivieron en África hace tres y medio millones de años indica que tenían un modo de vivir centrado en la recolección, en el compartir alimentos, en la colaboración de machos y hembras en la crianza de los niños, en una convivencia sensual y en una sexualidad de encuentro frontal, en el ámbito de grupos pequeños formados por unos pocos adultos más jóvenes y niños.c) El modo de vida indicado en b), y que aún conservamos en lo fundamental, ofrece todo lo que se requiere, primero, para el origen del lenguaje, segundo, para que en el surgimiento de éste se constituya el conversar cómo entrecruzamiento del lenguajear y el emocionar (ver Maturana, 1988) y, tercero, para que con la inclusión del conversar como otro elemento a conservar en el modo de vivir homínido se constituya el fenotipo ontogénico particular que define al sistema de linajes al que nosotros, los seres humanos modernos pertenecemos.d) el que los chimpancés y los gorilas actuales, cuyo cerebro es de un tamaño comparable al de nuestros ancestros, puedan ser incorporados al lenguaje mediante la convivencia con ellos en Ameslan (American Sign Languaje), sugiere que el cerebro de nuestros ancestros de hace tres millones de años debe haber sido ya adecuado para éste. Lo que diferencia al linaje homínido de otros linajes de primates es un modo de vida en el que el compartir alimentos, con todo lo que esto implica de cercanía, aceptación mutua y coordinaciones de acciones en el pasarse cosas de unos a otros, juega un rol central. Es el modo de vida homínido lo que hace posible el lenguaje, y es el amor, como la emoción que constituye el espacio de acciones en que se da el modo de vivir homínido, la emoción central en la historia evolutiva que nos da origen. El que esto es así, es aparente en el hecho de que la mayor parte de las enfermedades humanas, somáticas y psíquicas, pertenecen al ámbito de interferencias con e1 amor. El modo de vivir propiamente humano, sin embargo, se constituye, como ya dije, cuando se agrega el conversar al modo de vivir homínido y comienza a conservarse el entrecruzamiento del lenguajear con el emocionar como parte del fenotipo ontogénico que nos define. Al surgir el modo de vida propiamente humano, el conversar como acción pertenece al ámbito emocional en que surge el lenguaje como modo de estar en las coordinaciones de acciones en la intimidad de la convivencia sensual y sexual. Que esto es así, es aparente de varias maneras.a) en las imágenes táctiles que usamos para referirnos a lo que nos pasa con las voces en el habla. Así decimos que una voz puede ser suave, acariciante o dura;b) en los cambios fisiológicos, hormonales, por ejemplo, que nos desencadenamos mutuamente en el habla, yc) en el placer que tenemos en el conversar y en el movernos en el lenguajear.¿Cuándo habrían comenzado el lenguajear y el conversar en nuestra historia evolutiva? El enorme compromiso estructural actual de nuestro sistema nervioso, de nuestra laringe, de nuestro rostro, así como otros aspectos de nuestro cuerpo, con el habla como nuestro modo más fundamental de estar en el lenguaje, indica que el lenguajear sonoro tiene que haber comenzado hace ya varios millones de años.
La existencia humana en el lenguaje configura muchos dominios de realidad, cada uno constituido como un dominio de coherencias operacionales explicativas. Estos distintos dominios de realidad son también dominios de quehacer que generamos en la convivencia con el otro y que, como redes de conversaciones (redes de coordinaciones de acciones y emociones), constituyen todos nuestros ámbitos, modos y sistemas (instituciones) de existencia humana. En estas circunstancias la realidad en cualquier dominio es una proposición explicativa de la experiencia humana.
Las emociones
Lo que distinguimos cuando hablamos de emociones es el dominio de acciones en que el organismo observado se mueve. De aquí que yo diga que las emociones corresponden a disposiciones corporales que especifican el dominio de acciones en que se mueve un organismo, también digo que las distintas acciones humanas quedan definidas por la emoción que las sustenta y que todo lo que hacemos lo hacemos desde una emoción. Por esto, aunque lo humano surge en la historia evolutiva a que pertenecemos al surgir el lenguaje, se constituye, de hecho, como tal en la conservación de un modo de vivir particular en el que e1 compartir alimentos, la colaboración de machos y hembras en la crianza de los niños y el encuentro sensual individualizado recurrente se dan en el entrelazamiento del lenguajear y el emocionar que es el conversar. En otras palabras, todo quehacer humano se da en el conversar y lo que en el vivir de los seres humanos no se da en el conversar no es quehacer humano. Así, al mismo tiempo, como todo quehacer humano se da desde una emoción, nada humano ocurre fuera del entrelazamiento del lenguajear con el emocionar, y, por lo tanto, lo humano se vive siempre desde una emoción, aun el más excelso y puro razonar. Finalmente, el emocionar en cuya conservación sé constituye lo humano al surgir el lenguaje, se centra en e1 placer de la convivencia, en la aceptación del otro junto a uno, es decir, en el amor, que es la emoción que constituye el espacio de acciones en el que aceptamos al otro en la cercanía de la convivencia. El que tal amor sea la emoción que funda en el origen de lo humano el goce del conversar que nos caracteriza, hace que tanto nuestro bienestar como nuestro sufrimiento dependan de nuestro conversar, y se originen y terminen en él. Lo racional
En la experiencia cotidiana la razón o la racionalidad nos aparece como una propiedad constitutiva de la conciencia humana. En la historia evolutiva humana, sin embargo, el razonar surge con el lenguaje en las regularidades de su operar. Por esto lo racional o la racionalidad humana es una distinción que un observador hace del fluir en las coherencias del discurso en el lenguaje, cuando puede decir que éste ocurre sin confundir dominios. De esto resulta que, todo dominio o sistema racional sea un sistema de coherencias en el lenguaje que se constituye a partir de un conjunto de premisas básicas aceptadas como válidas a priori. De esto resulta también:a) que un argumento es racionalmente válido sólo en el dominio racional constituido por las premisas básicas que lo sustentan;b) que quien acepta un argumento como racionalmente válido acepta implícita o explícitamente las premisas básicas que constituyen el dominio racional en que tal argumento tiene validez;c) que en la medida que las premisas básicas que definen un dominio o sistema racional son aceptadas a priori, lo son desde las preferencias del que las acepta, yd) que el dominio racional en que opera un observador depende de su emocionar al moverse de la aceptación de unas premisas básicas a otras, según sus preferencias del momento. En la vida cotidiana nos movemos de un dominio racional á otro en el curso de nuestro emocionar, muchas veces sin darnos cuenta. Por esto, el fluir de los discursos racionales en las interacciones humanas dependen del fluir emocional de las conversaciones en que éstas se dan. Esto corrientemente no lo vemos porque corrientemente somos ciegos a nuestro emocionar. En suma, la validez de nuestros argumentos racionales no depende de nuestras emociones, pero e1 dominio racional en que nos encontramos en cada instante al conversar, sí.ConclusionesEl darse cuenta de que los seres humanos existimos como tales en el entrecruzamiento de muchas conversaciones en muchos dominios operacionales distintos que configuran muchos dominios de realidades diferentes. Es particularmente significativo porque nos permite recuperar lo emocional como un ámbito fundamental de lo humano. En la historia evolutiva se configura lo humano con el conversar al surgir el lenguaje como un operar recursivo en las coordinaciones conductuales consensuales que se da en el ámbito de un modo particular de vivir en el fluir del coemocionar de los miembros del grupo particular de primates bípedos a que pertenecemos. Por esto, al surgir el conversar con el surgimiento del lenguaje en el ámbito operacional de la aceptación mutua (amor) en estos primates, lo humano queda fundado constitutivamente con la participación básica del emocionar y en particular del amor. En la fantasía de la cultura patriarcal a que pertenecemos en Occidente, y que ahora parece expandirse por todos los ámbitos de la tierra, las emociones han sido desvalorizadas en favor de la razón como si ésta pudiese existir con independencia o en contraposición a ellas. El reconocer que lo humano se realiza en el conversar como entrecruzamiento del lenguajear y el emocionar que surge con el lenguaje, nos entrega la posibilidad de reintegrarnos en estas dos dimensiones con una comprensión más total de los procesos que nos constituyen en nuestro ser cotidiano, así como la posibilidad de respetar en su legitimidad a estos dos aspectos de nuestro ser. Desde pequeños se nos dice que debemos controlar o negar nuestras emociones porque éstas dan origen a la arbitrariedad de lo no racional. Ahora sabemos que esto no debe ser así. En el conversar surge también lo racional como el modo de estar en el fluir de las coherencias operacionales de las coordinaciones conductuales consensuales del lenguajear. Sin embargo, la efectividad del razonar en el guiar las coordinaciones de acciones en el quehacer técnico; nos ciega ante el fundamento no racional de todo dominio racional, y transforma, desde su pretensión de no arbitrariedad, a cualquier afirmación racional en una petición de obediencia a otro que limita nuestras posibilidades de reflexión porque nos impide vernos en la dinámica emocional del conversar. Esto es importante para la comprensión de lo humano y lo racional, porque, aunque parezca extraño, al hacernos cargo de la participación de las emociones como fundamento de cualquier sistema racional en el fluir del conversar, obtenemos el verdadero valor de la razón en la comprensión de lo humano. Y esto es así, porque ahora sabemos que debemos darnos cuenta de nuestras emociones y conocerlas en su fluir, cuando queremos que muestra conducta sea en efecto racional desde la comprensión de la racional. Finalmente, el darse cuenta del entrelazamiento entre el emocionar y el lenguajear que todo conversar y, por lo tanto, que todo quehacer humano es, da fundamento a la comprensión de dos dimensiones adicionales del ser humano, esto es, la responsabilidad y la libertad:a) somos responsables en el momento en que en nuestra reflexión nos damos cuenta de si queremos o no queremos las consecuencias de nuestras acciones, yb) somos libres en el momento en que en nuestras reflexiones; sobre nuestro quehacer nos damos cuenta de si queremos o no queremos nuestro querer o no querer las consecuencias de nuestras acciones. Al ser responsables y libres, el curso de nuestras acciones pasa espontáneamente a depender de nuestros deseos y del darnos cuenta de ellos y de esto. En estas circunstancias, tal vez lo más iluminador de estas reflexiones sobre la realidad y la razón esté en el darse cuenta de que la comprensión racional de lo más fundamental del vivir humano, que esta en la responsabilidad y la libertad, surge desde la reflexión sobre el emocionar que nos muestra el fundamento no racional de lo racional.

Fernando Flores.
Fernando Flores desempeñó en tres ocasiones el cargo de ministro de Estado con Salvador Allende. En la actualidad es presidente de la Business Desing Associates (BDA). Experto en administración de empresas, autor de cuatro libros, durante más de treinta años ha estudiado cómo trabaja y se entiende la gente a través de la tecnología y el lenguaje, creando sistemas que han desarrollado en gran medida la comunicación y la coordinación en el mundo de los negocios.
Flores habla mucho sobre las habilidades para emprender, explora cómo las prácticas emprendedoras hacen historia, es decir, cómo inventan futuros posibles a partir del ejercicio de ciertas habilidades emocionales y comunicativas.
El emprendedor aparece aquí no como un ser dotado de un genio especial, sino como alguien que ejerce prácticas y habilidades que es posible cultivar. Actualmente es senador de la República.
Un aporte importante en Flores es el concepto de Empresa, la cual define como una “red recurrente de compromisos humanos”, desplazando tal término desde la esfera netamente económica para centrarla en la dimensión humana.
Rafael Echeverría.
Los postulados básicos de la Ontología del lenguaje son interpretar a los seres humanos como seres lingüísticos:
El lenguaje es, por sobre todo, lo que hace de los seres humanos el tipo particular de seres que somos. El lenguaje es la clave para comprender los fenómenos humanos. Decimos quienes somos a través de él. Todo se manifiesta y transcurre en la comunicación, de la cual no podemos aislarnos. Somos seres que vivimos en el lenguaje. Somos seres sociales.
Interpretar al lenguaje como generativo- El lenguaje no sólo nos permite hablar "sobre" las cosas: hace que ellas sucedan. El lenguaje, por lo tanto, es acción, es generativo: crea realidades. El filósofo norteamericano John R. Searle sostuvo, que sin importar el idioma que hablemos, siempre ejecutamos el mismo número restringido de actos lingüísticos: los seres humanos al hablar hacemos declaraciones, afirmaciones, promesas, pedidos, ofertas. Estas acciones son universales y que seamos competentes en distinguirlas y ejecutarlas nos abre o no nuevos espacios de posibilidades.
Interpretar que los seres humanos se crean a sí mismos en el lenguaje y a través de él. Al decir lo que decimos, al decirlo de un modo y no de otro, o no diciendo cosa alguna , abrimos o cerramos posibilidades para nosotros mismos, y muchas veces para otros. A partir de lo que dijimos o se nos dijo, a partir de lo que callamos, a partir de lo que escuchamos o no escuchamos de otros, nuestra realidad futura se moldea en un sentido o en otro. Pero además de intervenir en la creación de futuro, los seres humanos modelamos nuestra identidad y la del mundo que vivimos, a través del lenguaje.
Al decir de Echeverría: “Creamos el mundo con nuestras distinciones lingüísticas, con nuestras interpretaciones y relatos, y con la capacidad que nos proporciona el lenguaje para coordinar acciones con los demás.”
Construimos sistemas y estructuras de comunicación más amplios. “Los individuos actúan de acuerdo a los sistemas sociales a los que pertenecen, pero a través de sus acciones, aunque condicionados por estos sistemas sociales, pueden cambiarlos”. Así el estado se constituye como un sistema de comunicación con relatos y pautas de acción propias, y un sentido específico, conformado a través de sistemas normativos, organizativos, etc.
A partir de estos postulados, vemos que la articulación es la capacidad para la coordinación de acciones entre seres humanos – en este caso que conforman espacios de coordinación de acciones, áreas del Estado, por ej.- Estos pueden crear nuevas realidades a partir de lo que generen a través del lenguaje. La comunicación se convierte en la posibilidad de crear o no realidades compartidas. Para ello se necesitan nuevas interpretaciones de lo que en la coordinación de acciones se puede generar.
Se necesita aprender a comunicar de manera efectiva. La articulación puede convertirse en un gran movilizador de posibilidades, o en una gran fuente de tensiones y conflictos, si no existen los mecanismos adecuados para su gestión.
Asimismo se hace necesario establecer consenso entre actores sociales con diferentes intereses y lograr acuerdos para impulsar políticas, o alcanzar objetivos.
Se deben establecer mecanismos de manejos de conflictos y concertar a partir de una negociación en la cual todos ganen (ganar/ganar).
En este sentido, la negociación se constituye en el marco de acción permanente. Se trata de un proceso de comunicación con el cual se busca respaldar el propósito de obtener una decisión conjunta.
Siguiendo el modelo de la Escuela de Harvard enfocamos en una negociación basada en intereses, que contempla cada interés particular, pero buscando intereses comunes que permitan ampliar las posibilidades para todos los involucrados, generando opciones para que todos puedan ganar y lograr beneficios.
El objetivo de su libro “El búho de Minerva” es introducir al lector no especializado en materias filosóficas, en líneas gruesas de la evolución del pensamiento, desde Descartes hasta nuestros días. El libro ofrece la posibilidad de seguir a través de un hilo conductor la evolución conjunta del pensamiento filosófico moderno y comprender su dinámica interna. Rafael Echeverría sostiene que el mundo occidental ha entrado en una profunda crisis que compromete los presupuestos básicos desde los que hemos observado y actuado, y a partir de los cuales hemos hecho sentir quiénes somos. Pero cada nuevo punto de partida deviene en su momento un punto de saturación y se crean condiciones para trascender sus presupuestos. Ello está aconteciendo hoy en día.
En su segundo texto esencial, “La ontología del Lenguaje”, Echeverría nos ofrece una nueva interpretación de lo que significa ser humano, no desde los antiguos parámetros, que nos han servido de base para observar la vida, sino desde fuera de ellos. Se trata de una propuesta posmoderna y posmetafísica que ha recibido la influencia de autores como Maturana, Flores, Searle o Graves, Austin, Heidegger, y se basa en la tesis de que todo fenómeno social es un fenómeno lingüístico.



La dimensión humana de la persona en una sociedad democrática.
Profesor: Benjamín Guzmán Toledo. © Magíster en Educación, con mención en gestión e investigación educacional.

Cuando hablamos de la persona, implícitamente le atribuimos una característica “humana”. No obstante si procedemos a revisar nuestra historia “evolutiva”, lo que resulta es un continuum de masacres en nombre de esa pretendida humanidad.
En este contexto, es altamente recomendable que los profesores encarnen una dimensión humana (con un prisma ético) para conformar una sociedad verdaderamente democrática, en donde se articulen como verdaderos líderes de opinión, desarrollando en sus alumnos el pensamiento crítico, respetando (especialmente al alumno) en la perspectiva de Humberto Maturana, como “un legítimo otro en la convivencia”, abriendo espacios de participación, etc.
Una sociedad no es más o menos democrática en tanto cada cierto tiempo permite a sus ciudadanos el sufragio universal para renovar sus autoridades. Más bien aquello opera en muchas sociedades como una careta que oculta una faz real. Por el contrario, una sociedad es democrática en tanto se resuelven participativamente los conflictos incubados en su interior y son fuertemente promocionados y garantizados valores intrínsecos a la humanidad tales como la libertad, la justicia, el respeto a los derechos humanos, la tolerancia en sus múltiples formas, etc.
Entendiendo que este tema es de suyo complejo y no se resolverá en este texto, ofrezco una reseña del pensamiento de tres autores nacionales con gran éxito en el tema hasta aquí expuesto. Ellos son Humberto Maturana, Fernando Flores y Rafael Echeverría.






Humberto Maturana.
Maturana es doctor en biología por la Universidad de Harvard, obtuvo el premio Premio Nacional de Ciencias en 1974 y fue galardonado en Estados Unidos y Europa.
Su trabajo intelectual a explorado los recovecos del ser humano, a través del análisis de las emociones, del amor, la amistad, el poder, la educación y la importancia del lenguaje. Es autor de dos textos capitales: "De Máquinas y Seres Vivos" y "El Árbol del conocimiento. Las Bases Biológicas del Conocer Humano".
Maturana, como biólogo, nos ofrece un panorama científico acerca del desarrollo de organizaciones, realizando una mirada al hombre y al mundo desde la neurobiología. Sus preocupaciones se centran en el cómo conocemos y cómo articulamos y habitamos el mundo desde nuestra condición de seres que se crean a sí mismos.
El sentido de lo humano según Humberto Maturana surge en la historia evolutiva del linaje homínido a que pertenecemos, al surgir el lenguaje.En el ámbito biológico una especie es un linaje, o sistema de linajes, constituido como tal al conservarse de manera transgeneracional en la historia reproductiva de una serie de organismos, un modo de vivir particular. Como todo ser vivo existe como un sistema dinámico en continuo cambio estructural, el modo de vivir que define a una especie, a un linaje, o a un sistema de linajes, se da como una configuración dinámica de relaciones entre el ser vivo y el medio que se extiende en su ontogenia desde su concepción hasta su muerte. A tal modo de vivir o configuración dinámica de relaciones ontogénicas entre el ser vivo y el medio, que al conservarse transgeneracionalmente en una sucesión reproductiva de organismos constituye y define la identidad de un sistema de linajes. El fenotipo ontogénico no está determinado genéticamente, pues, como modo de vivir que se desenvuelve en la ontogenia o historia individual de cada organismo, es un fenotipo, y como tal se da en esa historia individual necesariamente como un presente que resulta generado en cada instante en un proceso epigenético. Lo que la constitución genética de un organismo determina en el momento de su concepción es un ámbito de ontogenias posibles en el cual su historia de interacciones con el medio realizará una en un proceso de epigénesis. Debido a esto, al constituirse un sistema de linajes, el genotipo o constitución genética de los organismos que lo constituyen, queda suelto y puede variar mientras tales variaciones no interfieran con la conservación del fenotipo ontogénico que define al sistema de linajes. Por esto mismo, si en un momento de la historia reproductiva que constituye un linaje cambia el fenotipo ontogénico que se conserva, desde allí para adelante cambia la identidad del linaje o surge un nuevo linaje como una nueva forma o especie de organismos paralela al anterior. En estas circunstancias, para comprender lo que sucede en la historia de cambio evolutivo de cualquier clase de organismos, es necesario encontrar el fen0tipo ol1togénico que se conserva en ella y el1 torno al cual se producen dichos cambios. Así, para comprender la historia evolutiva que da origen a lo humano, es necesario primero mirar el modo de vida que al conservarse en el sistema de linajes homínido hace posible el origen del lenguaje, y luego mirar al nuevo modo de vida que surge con el lenguaje, y que al conservarse establece el linaje particular a que nosotros los seres humanos modernos pertenecemos. Consideremos esto por un momento:a) El origen del lenguaje, como un dominio de coordinaciones conductuales consensuales, exige una historia de encuentros recurrentes en la aceptación mutua intensos y prolongados (ver Maturana, 1978, 1988).b) Lo sabemos de nuestros ancestros que vivieron en África hace tres y medio millones de años indica que tenían un modo de vivir centrado en la recolección, en el compartir alimentos, en la colaboración de machos y hembras en la crianza de los niños, en una convivencia sensual y en una sexualidad de encuentro frontal, en el ámbito de grupos pequeños formados por unos pocos adultos más jóvenes y niños.c) El modo de vida indicado en b), y que aún conservamos en lo fundamental, ofrece todo lo que se requiere, primero, para el origen del lenguaje, segundo, para que en el surgimiento de éste se constituya el conversar cómo entrecruzamiento del lenguajear y el emocionar (ver Maturana, 1988) y, tercero, para que con la inclusión del conversar como otro elemento a conservar en el modo de vivir homínido se constituya el fenotipo ontogénico particular que define al sistema de linajes al que nosotros, los seres humanos modernos pertenecemos.d) el que los chimpancés y los gorilas actuales, cuyo cerebro es de un tamaño comparable al de nuestros ancestros, puedan ser incorporados al lenguaje mediante la convivencia con ellos en Ameslan (American Sign Languaje), sugiere que el cerebro de nuestros ancestros de hace tres millones de años debe haber sido ya adecuado para éste. Lo que diferencia al linaje homínido de otros linajes de primates es un modo de vida en el que el compartir alimentos, con todo lo que esto implica de cercanía, aceptación mutua y coordinaciones de acciones en el pasarse cosas de unos a otros, juega un rol central. Es el modo de vida homínido lo que hace posible el lenguaje, y es el amor, como la emoción que constituye el espacio de acciones en que se da el modo de vivir homínido, la emoción central en la historia evolutiva que nos da origen. El que esto es así, es aparente en el hecho de que la mayor parte de las enfermedades humanas, somáticas y psíquicas, pertenecen al ámbito de interferencias con e1 amor. El modo de vivir propiamente humano, sin embargo, se constituye, como ya dije, cuando se agrega el conversar al modo de vivir homínido y comienza a conservarse el entrecruzamiento del lenguajear con el emocionar como parte del fenotipo ontogénico que nos define. Al surgir el modo de vida propiamente humano, el conversar como acción pertenece al ámbito emocional en que surge el lenguaje como modo de estar en las coordinaciones de acciones en la intimidad de la convivencia sensual y sexual. Que esto es así, es aparente de varias maneras.a) en las imágenes táctiles que usamos para referirnos a lo que nos pasa con las voces en el habla. Así decimos que una voz puede ser suave, acariciante o dura;b) en los cambios fisiológicos, hormonales, por ejemplo, que nos desencadenamos mutuamente en el habla, yc) en el placer que tenemos en el conversar y en el movernos en el lenguajear.¿Cuándo habrían comenzado el lenguajear y el conversar en nuestra historia evolutiva? El enorme compromiso estructural actual de nuestro sistema nervioso, de nuestra laringe, de nuestro rostro, así como otros aspectos de nuestro cuerpo, con el habla como nuestro modo más fundamental de estar en el lenguaje, indica que el lenguajear sonoro tiene que haber comenzado hace ya varios millones de años.
La existencia humana en el lenguaje configura muchos dominios de realidad, cada uno constituido como un dominio de coherencias operacionales explicativas. Estos distintos dominios de realidad son también dominios de quehacer que generamos en la convivencia con el otro y que, como redes de conversaciones (redes de coordinaciones de acciones y emociones), constituyen todos nuestros ámbitos, modos y sistemas (instituciones) de existencia humana. En estas circunstancias la realidad en cualquier dominio es una proposición explicativa de la experiencia humana.
Las emociones
Lo que distinguimos cuando hablamos de emociones es el dominio de acciones en que el organismo observado se mueve. De aquí que yo diga que las emociones corresponden a disposiciones corporales que especifican el dominio de acciones en que se mueve un organismo, también digo que las distintas acciones humanas quedan definidas por la emoción que las sustenta y que todo lo que hacemos lo hacemos desde una emoción. Por esto, aunque lo humano surge en la historia evolutiva a que pertenecemos al surgir el lenguaje, se constituye, de hecho, como tal en la conservación de un modo de vivir particular en el que e1 compartir alimentos, la colaboración de machos y hembras en la crianza de los niños y el encuentro sensual individualizado recurrente se dan en el entrelazamiento del lenguajear y el emocionar que es el conversar. En otras palabras, todo quehacer humano se da en el conversar y lo que en el vivir de los seres humanos no se da en el conversar no es quehacer humano. Así, al mismo tiempo, como todo quehacer humano se da desde una emoción, nada humano ocurre fuera del entrelazamiento del lenguajear con el emocionar, y, por lo tanto, lo humano se vive siempre desde una emoción, aun el más excelso y puro razonar. Finalmente, el emocionar en cuya conservación sé constituye lo humano al surgir el lenguaje, se centra en e1 placer de la convivencia, en la aceptación del otro junto a uno, es decir, en el amor, que es la emoción que constituye el espacio de acciones en el que aceptamos al otro en la cercanía de la convivencia. El que tal amor sea la emoción que funda en el origen de lo humano el goce del conversar que nos caracteriza, hace que tanto nuestro bienestar como nuestro sufrimiento dependan de nuestro conversar, y se originen y terminen en él. Lo racional
En la experiencia cotidiana la razón o la racionalidad nos aparece como una propiedad constitutiva de la conciencia humana. En la historia evolutiva humana, sin embargo, el razonar surge con el lenguaje en las regularidades de su operar. Por esto lo racional o la racionalidad humana es una distinción que un observador hace del fluir en las coherencias del discurso en el lenguaje, cuando puede decir que éste ocurre sin confundir dominios. De esto resulta que, todo dominio o sistema racional sea un sistema de coherencias en el lenguaje que se constituye a partir de un conjunto de premisas básicas aceptadas como válidas a priori. De esto resulta también:a) que un argumento es racionalmente válido sólo en el dominio racional constituido por las premisas básicas que lo sustentan;b) que quien acepta un argumento como racionalmente válido acepta implícita o explícitamente las premisas básicas que constituyen el dominio racional en que tal argumento tiene validez;c) que en la medida que las premisas básicas que definen un dominio o sistema racional son aceptadas a priori, lo son desde las preferencias del que las acepta, yd) que el dominio racional en que opera un observador depende de su emocionar al moverse de la aceptación de unas premisas básicas a otras, según sus preferencias del momento. En la vida cotidiana nos movemos de un dominio racional á otro en el curso de nuestro emocionar, muchas veces sin darnos cuenta. Por esto, el fluir de los discursos racionales en las interacciones humanas dependen del fluir emocional de las conversaciones en que éstas se dan. Esto corrientemente no lo vemos porque corrientemente somos ciegos a nuestro emocionar. En suma, la validez de nuestros argumentos racionales no depende de nuestras emociones, pero e1 dominio racional en que nos encontramos en cada instante al conversar, sí.ConclusionesEl darse cuenta de que los seres humanos existimos como tales en el entrecruzamiento de muchas conversaciones en muchos dominios operacionales distintos que configuran muchos dominios de realidades diferentes. Es particularmente significativo porque nos permite recuperar lo emocional como un ámbito fundamental de lo humano. En la historia evolutiva se configura lo humano con el conversar al surgir el lenguaje como un operar recursivo en las coordinaciones conductuales consensuales que se da en el ámbito de un modo particular de vivir en el fluir del coemocionar de los miembros del grupo particular de primates bípedos a que pertenecemos. Por esto, al surgir el conversar con el surgimiento del lenguaje en el ámbito operacional de la aceptación mutua (amor) en estos primates, lo humano queda fundado constitutivamente con la participación básica del emocionar y en particular del amor. En la fantasía de la cultura patriarcal a que pertenecemos en Occidente, y que ahora parece expandirse por todos los ámbitos de la tierra, las emociones han sido desvalorizadas en favor de la razón como si ésta pudiese existir con independencia o en contraposición a ellas. El reconocer que lo humano se realiza en el conversar como entrecruzamiento del lenguajear y el emocionar que surge con el lenguaje, nos entrega la posibilidad de reintegrarnos en estas dos dimensiones con una comprensión más total de los procesos que nos constituyen en nuestro ser cotidiano, así como la posibilidad de respetar en su legitimidad a estos dos aspectos de nuestro ser. Desde pequeños se nos dice que debemos controlar o negar nuestras emociones porque éstas dan origen a la arbitrariedad de lo no racional. Ahora sabemos que esto no debe ser así. En el conversar surge también lo racional como el modo de estar en el fluir de las coherencias operacionales de las coordinaciones conductuales consensuales del lenguajear. Sin embargo, la efectividad del razonar en el guiar las coordinaciones de acciones en el quehacer técnico; nos ciega ante el fundamento no racional de todo dominio racional, y transforma, desde su pretensión de no arbitrariedad, a cualquier afirmación racional en una petición de obediencia a otro que limita nuestras posibilidades de reflexión porque nos impide vernos en la dinámica emocional del conversar. Esto es importante para la comprensión de lo humano y lo racional, porque, aunque parezca extraño, al hacernos cargo de la participación de las emociones como fundamento de cualquier sistema racional en el fluir del conversar, obtenemos el verdadero valor de la razón en la comprensión de lo humano. Y esto es así, porque ahora sabemos que debemos darnos cuenta de nuestras emociones y conocerlas en su fluir, cuando queremos que muestra conducta sea en efecto racional desde la comprensión de la racional. Finalmente, el darse cuenta del entrelazamiento entre el emocionar y el lenguajear que todo conversar y, por lo tanto, que todo quehacer humano es, da fundamento a la comprensión de dos dimensiones adicionales del ser humano, esto es, la responsabilidad y la libertad:a) somos responsables en el momento en que en nuestra reflexión nos damos cuenta de si queremos o no queremos las consecuencias de nuestras acciones, yb) somos libres en el momento en que en nuestras reflexiones; sobre nuestro quehacer nos damos cuenta de si queremos o no queremos nuestro querer o no querer las consecuencias de nuestras acciones. Al ser responsables y libres, el curso de nuestras acciones pasa espontáneamente a depender de nuestros deseos y del darnos cuenta de ellos y de esto. En estas circunstancias, tal vez lo más iluminador de estas reflexiones sobre la realidad y la razón esté en el darse cuenta de que la comprensión racional de lo más fundamental del vivir humano, que esta en la responsabilidad y la libertad, surge desde la reflexión sobre el emocionar que nos muestra el fundamento no racional de lo racional.

Fernando Flores.
Fernando Flores desempeñó en tres ocasiones el cargo de ministro de Estado con Salvador Allende. En la actualidad es presidente de la Business Desing Associates (BDA). Experto en administración de empresas, autor de cuatro libros, durante más de treinta años ha estudiado cómo trabaja y se entiende la gente a través de la tecnología y el lenguaje, creando sistemas que han desarrollado en gran medida la comunicación y la coordinación en el mundo de los negocios.
Flores habla mucho sobre las habilidades para emprender, explora cómo las prácticas emprendedoras hacen historia, es decir, cómo inventan futuros posibles a partir del ejercicio de ciertas habilidades emocionales y comunicativas.
El emprendedor aparece aquí no como un ser dotado de un genio especial, sino como alguien que ejerce prácticas y habilidades que es posible cultivar. Actualmente es senador de la República.
Un aporte importante en Flores es el concepto de Empresa, la cual define como una “red recurrente de compromisos humanos”, desplazando tal término desde la esfera netamente económica para centrarla en la dimensión humana.
Rafael Echeverría.
Los postulados básicos de la Ontología del lenguaje son interpretar a los seres humanos como seres lingüísticos:
El lenguaje es, por sobre todo, lo que hace de los seres humanos el tipo particular de seres que somos. El lenguaje es la clave para comprender los fenómenos humanos. Decimos quienes somos a través de él. Todo se manifiesta y transcurre en la comunicación, de la cual no podemos aislarnos. Somos seres que vivimos en el lenguaje. Somos seres sociales.
Interpretar al lenguaje como generativo- El lenguaje no sólo nos permite hablar "sobre" las cosas: hace que ellas sucedan. El lenguaje, por lo tanto, es acción, es generativo: crea realidades. El filósofo norteamericano John R. Searle sostuvo, que sin importar el idioma que hablemos, siempre ejecutamos el mismo número restringido de actos lingüísticos: los seres humanos al hablar hacemos declaraciones, afirmaciones, promesas, pedidos, ofertas. Estas acciones son universales y que seamos competentes en distinguirlas y ejecutarlas nos abre o no nuevos espacios de posibilidades.
Interpretar que los seres humanos se crean a sí mismos en el lenguaje y a través de él. Al decir lo que decimos, al decirlo de un modo y no de otro, o no diciendo cosa alguna , abrimos o cerramos posibilidades para nosotros mismos, y muchas veces para otros. A partir de lo que dijimos o se nos dijo, a partir de lo que callamos, a partir de lo que escuchamos o no escuchamos de otros, nuestra realidad futura se moldea en un sentido o en otro. Pero además de intervenir en la creación de futuro, los seres humanos modelamos nuestra identidad y la del mundo que vivimos, a través del lenguaje.
Al decir de Echeverría: “Creamos el mundo con nuestras distinciones lingüísticas, con nuestras interpretaciones y relatos, y con la capacidad que nos proporciona el lenguaje para coordinar acciones con los demás.”
Construimos sistemas y estructuras de comunicación más amplios. “Los individuos actúan de acuerdo a los sistemas sociales a los que pertenecen, pero a través de sus acciones, aunque condicionados por estos sistemas sociales, pueden cambiarlos”. Así el estado se constituye como un sistema de comunicación con relatos y pautas de acción propias, y un sentido específico, conformado a través de sistemas normativos, organizativos, etc.
A partir de estos postulados, vemos que la articulación es la capacidad para la coordinación de acciones entre seres humanos – en este caso que conforman espacios de coordinación de acciones, áreas del Estado, por ej.- Estos pueden crear nuevas realidades a partir de lo que generen a través del lenguaje. La comunicación se convierte en la posibilidad de crear o no realidades compartidas. Para ello se necesitan nuevas interpretaciones de lo que en la coordinación de acciones se puede generar.
Se necesita aprender a comunicar de manera efectiva. La articulación puede convertirse en un gran movilizador de posibilidades, o en una gran fuente de tensiones y conflictos, si no existen los mecanismos adecuados para su gestión.
Asimismo se hace necesario establecer consenso entre actores sociales con diferentes intereses y lograr acuerdos para impulsar políticas, o alcanzar objetivos.
Se deben establecer mecanismos de manejos de conflictos y concertar a partir de una negociación en la cual todos ganen (ganar/ganar).
En este sentido, la negociación se constituye en el marco de acción permanente. Se trata de un proceso de comunicación con el cual se busca respaldar el propósito de obtener una decisión conjunta.
Siguiendo el modelo de la Escuela de Harvard enfocamos en una negociación basada en intereses, que contempla cada interés particular, pero buscando intereses comunes que permitan ampliar las posibilidades para todos los involucrados, generando opciones para que todos puedan ganar y lograr beneficios.
El objetivo de su libro “El búho de Minerva” es introducir al lector no especializado en materias filosóficas, en líneas gruesas de la evolución del pensamiento, desde Descartes hasta nuestros días. El libro ofrece la posibilidad de seguir a través de un hilo conductor la evolución conjunta del pensamiento filosófico moderno y comprender su dinámica interna. Rafael Echeverría sostiene que el mundo occidental ha entrado en una profunda crisis que compromete los presupuestos básicos desde los que hemos observado y actuado, y a partir de los cuales hemos hecho sentir quiénes somos. Pero cada nuevo punto de partida deviene en su momento un punto de saturación y se crean condiciones para trascender sus presupuestos. Ello está aconteciendo hoy en día.
En su segundo texto esencial, “La ontología del Lenguaje”, Echeverría nos ofrece una nueva interpretación de lo que significa ser humano, no desde los antiguos parámetros, que nos han servido de base para observar la vida, sino desde fuera de ellos. Se trata de una propuesta posmoderna y posmetafísica que ha recibido la influencia de autores como Maturana, Flores, Searle o Graves, Austin, Heidegger, y se basa en la tesis de que todo fenómeno social es un fenómeno lingüístico.